¿CUÁL ES LA MEJOR FORMA DE AHORRAR ENERGÍA? INVIRTIENDO!

En el lenguaje de los economistas los términos «gastos» e «inversión» son de uso corriente, ahora ¿Cómo podemos aplicar esos conceptos a nuestra actividad? Revisemos brevemente su significado.

Cuando incurrimos en un gasto o realizamos una inversión, se genera una pérdida de liquidez, es decir, retiramos dinero de caja. La diferencia está en que un gasto no se recupera, mientras que una inversión generará algún tipo de retorno ya sea al corto, mediano o largo plazo.

En esta nueva era, el «costo» o gasto de energía eléctrica para la climatización, constituye uno de los ejes centrales de discusión y preocupación en cualquier oficina administrativa. Ahora, ¿Qué recomendación podemos hacer para controlar está situación? Definitivamente, invertir es la mejor alternativa.

INVERTIR EN TECNOLOGÍA

El avance de la tecnología INVERTER o VRV constituye una opción más que atractiva para la instalación de nuevas unidades de climatización, logrando en muchos casos la reducción de hasta un 40% en consumo eléctrico. En este caso, la inversión suele tener costos elevados y retorno a largo plazo. Sin lugar a duda un sistema VRV es la opción más conveniente para desarrollistas y arquitectos a la hora de definir un proyecto de gran superficie, pero para sistemas ya instalados existe la posibilidad de mejorar el rendimiento sin incurrir en grandes inversiones.

INVERTIR EN CONTROL

¿Se puede ahorrar energía utilizando los mismos equipos de siempre? La respuesta en un contundente SI. Veamos cómo:

Uso responsable de los sistemas de climatización

Constituye la primera medida y el resultado es inmediato. Controlar las temperaturas de seteo de nuestros equipos, no solo genera ambientes más confortables, si no también, reduce significativamente la cantidad de horas de funcionamiento y por lo tanto el gasto de energía eléctrica.

Controlar y reorganizar los espacios de trabajo, para evitar ambientes con una sola o pocas personas trabajando. La imposibilidad de regular el funcionamiento parcial de los equipos tradicionales resulta en un derroche de potencia y consumo eléctrico.

Relevamiento periódico de carga térmica

El cálculo adecuado de un sistema de aire acondicionado es nuestro primer aliado para garantizar bajo costo y ahorro energético. El permanente cambio y desarrollo de las empresas, genera muchas veces modificaciones en sus espacios de trabajo, y por lo tanto es de suma importancia evaluar cómo puede variar la carga térmica de un recinto. Al cambiar la actividad que se realice, al agregar nuevas fuentes de calor, o simplemente aumentando la cantidad de personas que realizan actividades en ese espacio, puede variar el cálculo de carga térmica. Si el equipo instalado no cubre esa nueva potencia demandada, se volverá disfuncional, aumentando las horas de trabajo y disminuyendo su vida útil.

Control de funcionamiento: CARGA TÉRMICA VS CAPACIDAD NOMINAL

Anteriormente mencionamos la importancia de la precisión del cálculo de carga térmica inicial o ideal, pero es de igual o mayor importancia el control de eficiencia de la maquina a utilizar. La capacidad nominal de los equipos de climatización se calcula en base a ciertas condiciones de funcionamiento, si se produce un cambio en estas variables, la capacidad se verá modificada. Ejemplos de esto serían perdida de eficiencia del condensador, perdida de rendimiento de compresores, carga incorrecta de refrigerante, etc. Todos estos vicios pueden ser detectados mediante una auditoria técnica apropiada, utilizando herramientas adecuadas y personal capacitado.

Las tres intervenciones que mencionamos anteriormente, uso responsable, relevamiento de carga térmica, y control de funcionamiento, conforman un plan de inversión a corto plazo, que permiten mejorar inmediatamente la eficiencia de cualquier sistema de climatización instalado. Esa optimización del funcionamiento garantizará además de la extensión de la vida útil del equipamiento, la disminución significativa en el consumo energético.

Agustin Torres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *